Acerca de nosotros

Conocé nuestra historia

En el año 2014, cuando el Dr. Mariano Masciocchi sintió que vivía ignorando la realidad, que habían muchas personas necesitadas y que para ayudar al prójimo no era necesario ir a comunidades alejadas de su lugar de residencia, también comprendió que la solidaridad no siempre se ejerce con dinero o la donación de bienes materiales. Como él dice: “una tarea de beneficio se puede realizar dando la mano a una persona que está a la vuelta de la esquina”. Es así como este joven profesional comenzó donando algo que todos disponen y que no siempre es bien utilizado: el tiempo.

En aquel entonces, el Dr. Masciocchi se acercó a la Parroquia San Carlos, en Quintino Bocayuva 144 (en el barrio de Almagro) y ofreció al sacerdote a cargo; su disposición para instalar un consultorio y así atender a los vecinos y quien lo necesitara cada sábado por la mañana. Una vez que comenzó a funcionar el consultorio, la asistencia de pacientes era poca, en virtud de lo cual decidió publicar una carta a través de las redes sociales, donde resalta el siguiente texto:

Buen día, si conoces a alguien que no tenga cobertura médica, que esté en una mala situación y necesite atención médica gratuita y medicamentos, contale que desde hace dos años atiendo los sábados desde las 10 am en un consultorio gratuito a la comunidad en la Parroquia San Carlos de Almagro

Nosotros tenemos que ser el cambio que queremos ver en el mundo

Tal fue la repercusión en las redes sociales que el Dr. Masciocchi recibió mensajes de muchos lugares, y en consecuencia organizó junto con el portero de la parroquia (Mauro) un mecanismo que permitió ordenar por turnos la asistencia de los pacientes.

Esta situación impulsó la creación de la asociación civil cuyo nombre ¿Me regalás una hora? define el pilar fundamental de la novedosa idea (donar tiempo).

Seguidamente otras parroquias se contagiaron de la idea de prestar un espacio para instalar nuevos consultorios y en la actualidad la labor solidaria está presente en:

Es así que en la actualidad la asociación civil cuenta con la colaboración de diferentes especialistas del sector salud, lo cual evidencia el rápido crecimiento de ¿Me regalás una hora? haciendo que la meta de armar un red federal de médicos solidarios, esté cada vez más cerca.

Si queres saber dónde encontrarnos, vistá nuestra página de contacto.

Nuestra misión

Brindar atención / asistencia médica primaria, gratuita y desinteresada a personas en situación socialmente vulnerable o con dificultad para acceder al sistema de salud, mediante la constitución de un equipo de trabajo diverso y solidario que se vale de alianzas y redes.

Nuestra visión

Ser una organización independiente, conocida y en permanente crecimiento conectada con otras organizaciones para fortalecer acciones que contribuyan a reivindicar los derechos de acceso a la salud tanto el ámbito nacional como internacional.

¿Qué dice nuestra gente?

¿Me regalás una hora? representa en mi vida una oportunidad para ayudar a otros y para crecer tanto personal como profesionalmente. Acá tuve la dicha de abrir mi mente con respecto a la realidad de otras personas y del mundo que nos rodea.

Me regaló la posibilidad, en este punto de mi vida, de conocer mi profesion, de brindarme toda para seguir creciendo, siempre con el entusiasmo del primer día por ayudar a los demás y expandir nuestras fronteras.

¿Me regalas una hora? significó un nuevo despertar, un nuevo comienzo basado en la solidaridad y en el trabajo en equipo para el alcance de quienes más nos necesitan.

¿Me regalas una hora? es todo. Es todo lo que tengo ganas de hacer. Es lo que soñé. Es un proyecto. Es mi vida.

Es ganas de poder transmitirle a los demás lo lindo que se siente ayudar. Es un puente, un lazo entre los que queremos ayudar y los que necesitan ayuda.

¿Me regalas una hora? hoy forma parte de mi vida, de lo que soy como persona y como profesional. Es la continuación y de lo que aprendí en casa, poder dar cariño, afecto y contención a las personas que lo necesitan y ofrecer lo que sé a los demás.

MRUH me da la oportunidad de poder dar un lindo ejemplo de que con muy poco podemos hacer mucho para una sola persona.

MRUH para mi es una extraordinaria forma de donar, es más que una asociación, es una familia, es una manera de encontrarse con el otro, de identificarse con su necesidad, de descubrir lo útil que puedes ser y de entender el valioso significado de dar.

¿Me regalas una hora? significa dar un poquito de mi tiempo con la sensación de sentirme útil ayudando al que espera una mano para no sentirse olvidado y brindarle mi atención y afecto.

Esa satisfacción llena mi alma sin importar el tiempo y la distancia que esto nos lleva.

¿Me regalas una hora? es mi segunda familia. Ocupo cada espacio de mi alma para que el ser humano sea visualizado, no como objeto, sino como persona y sobre todo para aquellas personas que necesitan ayuda.

Sueño con que este proyecto siga adelante, se multiplique y que nuestras ganas se contagien.

Formar parte de ¿Me regalás una hora? significó un hermoso renacer. Descubrir que, aún siendo una persona mayor, puedo revivir la alegría de trabajar en mi profesión, de comunicarme y compartirlo con jóvenes. Verlos crecer, depositar la generosidad de su corazón y su ternura cada día, brindandose a los demás y poder compartirlo con ellos, siendo ama de casa, jubilada o profesional, es un precioso regalo que nos ha dado la vida.

Ver a nuestros miembros que reciben a los seres humanos en condición vulnerable como personas, devolviendoles la dignidad de ser tratados con respeto, porque vuelven a poner nombres propios a esos rostros que parecen invisibles a la sociedad. La experiencia de ¿Me regalás una hora? es volver a la Argentina que fuimos y nos hace sentir que no debemos perder la esperanza.

Si sos una EMPRESA y querés ayudarnos
Si querés regalarle una hora de tu tiempo a quienes más lo necesitan